El coronavirus nos altera el sueño

La Unidad Regional del Sueño del Hospital Reina Sofía inicia un estudio sobre cómo ha cambiado el descanso de los murcianos durante el confinamiento por el coronavirus

El 60 por ciento de los encuestados reconoce descansar peor que antes y acostarse más tarde por la noche.

El cambio de rutinas, las preocupaciones y el no poder salir de casa ha cambiado el ritmo de sueño de muchos murcianos durante la pandemia del coronavirus. Para conocer hasta qué punto ha afectado el Covid-19 al descanso de la población, la Unidad Regional del Sueño del Servicio de Neurofisiología del Hospital Reina Sofía de Murcia ha iniciado un estudio sobre la calidad del sueño de los murcianos durante la etapa de confinamiento y está dando los primeros pasos para conocer dónde está el origen de esta falta de descanso y cómo ponerle solución.

Al frente de este trabajo está la doctora Virginia Izura, jefa del Servicio de Neurofisiología del Reina Sofía, quien explica que decidieron dar el paso para analizar esta situación porque «comenzaron a llegarnos quejas de pacientes y personas conocidas indicando que en estas semanas había empeorado su calidad de sueño con motivo del confinamiento y comenzamos a barajar distintas teorías».

La doctora Izura señala que hay distintos factores que pueden afectar al sueño, como el propio reloj biológico que va cambiando al aumentar también las horas de luz solar, los factores externos, rutinas como alargar la hora de marcharse a la cama por la noche y, por lo tanto, la de levantarse por la mañana, etc. Así que la semana pasada comenzaron a pasar una encuesta en la que se pregunta a la persona entrevistada datos como: edad, sexo, cómo dormía antes del confinamiento y cómo lo hace ahora, cuáles son sus rutinas, su profesión, si han cambiado sus horarios, si realizan algún tipo de actividad física, si tienen alguna preocupación laboral o familiar y si han percibido un empeoramiento en su descanso, si les cuesta conciliar el sueño o si se despiertan por la noche, entre otras cuestiones.

Pinchar aquí para leer el artículo completo de La Opinión de Murcia

Leave a reply